De entre las mejores fechas para visitar Ixtapan de la Sal destaca el periodo vacacional de Semana Santa. Y es que este sitio, por sus características particulares, se presta mucho para ser disfrutado en tales días de asueto. Por ejemplo, su cercanía a la Ciudad de México y otras importantes ciudades del centro del país, lo hacen muy aprovechable para los viajes cortos, escapadas sencillas para el esparcimiento y la relajación. Pero de igual manera, las costumbres y tradiciones con las que cuenta Ixtapan de la Sal, se hacen sumamente valiosas en Semana Santa, por las fiestas populares asociadas a este periodo del año.

En cuanto al primer aspecto, conviene comentar acerca de algunos de los atractivos más aconsejables para gozar en Ixtapan de la Sal, en Semana Santa. En este caso, el Parque Acuático Ixtapan, el más grande en su tipo en toda América Latina, es una referencia obligatoria. Toboganes, albercas, chapoteaderos, piscina con olas, restaurantes, áreas deportivas y áreas para acampar, son algunos de los puntos clave para comprender por qué este lugar es de lo mejor para disfrutar durante Semana Santa.

De igual manera, el Balneario Municipal es un motivo de recreación y descanso en Ixtapan de la Sal, durante el periodo vacacional de Semana Santa. Se trata de un lugar recreativo moderno y familiar, que cuenta con albercas techadas, vestidores, servicios de embellecimiento corporal, como aplicación de mascarillas y masajes, fuente de sodas, tienda de artículos de baño, etc.

Ahora es el momento de ponderar el aspecto cultural de la Semana Santa en Ixtapan de la Sal,  puesto que, incluye algunas tradiciones y fiestas populares de enorme atractivo. Además de las actividades sacras y procesiones vinculadas directamente con las conmemoraciones de Semana Santa, en Ixtapan de la Sal tienen lugar festividades patronales como la de San Isidro Labrador y la del Señor del Perdón.

Las Festividades de Semana Santa en Ixtapan de la Sal, se realizan para venerar la pasión, muerte y resurrección de Jesús. Comienzan con la procesión del Domingo de Ramos, prosiguen con el ceremonial del lavatorio de pies y el Viernes de Vía Crucis. El sábado por la noche tiene lugar la vigilia pascual; y culminan en Sábado Santo y el Domingo de Resurrección, cuando se representa la pasión, muerte y resurrección de Cristo en la Parroquia de Ixtapan de la Sal. Sin celebraciones populares llenas de fervor y colorido.