Ixtapan de la Sal es una comunidad cercana a la capital mexicana que destaca desde una perspectiva turística por sus gratas y medicinales aguas. Se trata de manantiales de aguas termales de gran fama en la región. Ixtapan de la Sal está considerado como uno de los lugares turísticos más gustados del territorio mexiquense. El nombre “Ixtapan” deriva del idioma náhuatl y quiere decir “sobre la sal”. Es sabido que los gobernantes de las comunidades precolombinas gustaban visitar la zona para disfrutar de sus relajantes y curativas aguas. Por lo tanto, ya desde ese tiempo Ixtapan de la Sal era reconocido como un lugar de renovación física y espiritual. 

De entre las atracciones que los visitantes pueden hallar en Ixtapan de la Sal destaca el Parque Acuático homónimo, mismo que cuenta con albercas termales, ríos, toboganes, un área de diversiones extremas, una laguna para practicar la navegación en lancha de pedales y masajes para la relajación. Como opciones complementarias de esparcimiento, al visitar Ixtapan de la Sal se pueden disfrutar de actividades como rappel, paseos en motocicleta por la montaña, recorridos en cuatrimoto, vuelo en parapente, etc. 

Por lo demás, Ixtapan de la Sal destaca por su ambiente provincial repleto de colorido y pintorescos detalles. Los visitantes hallarán en esta cautivadora población construcciones de elevados techos de teja, empedradas y sinuosas calles e incluso algunas construcciones de arquitectura novohispana como la encantadora Parroquia de la Asunción.

Ahora bien, a unos cuantos minutos de Ixtapan de la Sal se localiza la comunidad de Tonatico. Es una zona rural en la cual los turistas pueden conocer la Gruta de la Estrella, cerca de la barranca del Zapote. Es un área en donde se han hallado vestigios arqueológicos que nos revelan la veneración que allí se le tuvo a Tlaloc, deidad de la lluvia y el agua en el México Antiguo. Por toda esa área colmada de pétreas galerías, se pueden admirar bellas panorámicas con estalactitas, ríos subterráneos y cascadas. 

Ixtapan de la Sal se localiza a 118 kilómetros al suroeste de la capital mexicana. La manera más recomendable de visitar esta mágica comunidad es utilizando un coche en renta, el cual puede conseguirse en una agencia de alquiler de vehículos de gran prestigio y confiabilidad como Budget.